Monumentos de Traibuenas

Iglesia de San Juan Bautista.

          A comienzos del s. XVI Traibuenas levantaba su iglesia parroquial: una sencilla pero deliciosa construcción en ladrillo sobre sillares de piedra, en la que apenas elemento alguno, tonto estructural como ornamental, perturba su pureza estilística, inmersa de lleno dentro del mundo renacentista. Se compone de nave única, dividida en dos tramos, con capillas laterales a modo de brazos de crucero, torre y cabecera poligonal, cubierta por bóvedas estrelladas, a la que se añadieron en época relativamente reciente su sacristía y pórtico, en el muro de la Epístola, cobijando la portada que permite el acceso al interior del templo.

          Interior presidido por el retablo mayor que es una obra barroca de la primera mitad del s. XVIII, compuesta por banco, cuerpo enmarcado por estípites con un gran lienzo representando al titular: San Juan Bautista, y remate con otro lienzo: la Sagrada Familia, ambos anteriores al retablo (2ª mitad s. XVII) y muy próximas a la forma de hacer de Vicente Berdusán. A ambos lados sendos retablos barrocos con reaprovechamiento de mazonerías seiscientistas; se trata del de la Virgen del Carmen, en el muro de la Epístola, y el de San Francisco Javier, en el del Evangelio; a los que nos es obligado añadir una pila bautismal coetánea a la construcción del edificio, y una talla de Cristo Crucificado, barroco del s. XVII, que como el anterior se sitúa bajo el sotocoro.

Palacio.

          Describiendo la villa de Traibuenas, decía Abella en 1802: "Hay en ella un palacio de cabo de armería, propio del duque de Granada de Egea, como marqués de Falces señor del pueblo, que tiene cuatro torres muy elevadas y foso alrededor". A mediados del siglo pasado, albergaba el edificio la sala del ayuntamiento y la cárcel. Como ocurre también en Marcilla, toda la zona inferior del palacio está construida en piedra de sillería.

          Se conserva una puerta ojival como de finales del siglo XV y algunas saeteras. Los cuerpos altos del edificio son de ladrillo, y la torre principal, con solana de arquillos, recuerda bastante a las construcciones aragonesas de los siglos XVI y XVII. El conjunto se halla bien conservado. Antiguamente estuvo rodeado de foso.  (Foto Eabaurrea)

 
   
                   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                                                             

www.murillete.com

www.gureherriak.com