Historia de Murillo el Cuende         (Continuación)

          La Venta. Conocidísima era en Navarra la "Venta de Murillete", escondida en una hondonada junto al camino real. Hasta hace muy pocos años ha permanecido en pie. Mil anécdotas podrían susurramos al oído las recientemente derruidas paredes, y no sabríamos a quién atribuir mayor agudeza, sí a los avispados arrieros que hacían sentada dentro de ella o a los "sufridos" venteros. Alguna vez las ondas de la radio nos trasmiten las notas de aquella jota ramplona, tantas veces entonada por el ciego de Murillete:

En la Venta Murillete

un huevo me costó un real,

y me dijo la ventera,

no le cobro a usted la sal.

          De la última guerra carlista conocemos anécdotas de voluntarios de don Carlos, que ahora son recordadas por los nietos de los protagonistas. Anotamos una muy famosa que tuvo por escenario los alrededores de la Venta, recogida en su tiempo por la revista francesa "L’lllustration Française" y publicada después en el año 1951 en la revista de nuestra tierra "Pregón", por José Berruezo. Tiene por protagonista a Adriano Luna Labarta, vecino de Olite, conocido por el "Zarpas".

          Este voluntario de don Carlos, cumpliendo órdenes de sus jefes, llegó a la Venta de Murillo el Cuende, lugar bien conocido por él, con el exclusivo objeto de parar el tren que, en aquellos años de guerra, hacía el recorrido de Castejón a Tafalla.

          Después de engullir cinco pollos, que fueron preparados por el dueño de la Venta, en compañía de sus dos ayudantes seminaristas, obligó a los ferroviarios de la casilla inmediata a levantar un kilómetro de railes, y cuando de madrugada llegaba resoplante un convoy militar, se plantó con su fusil en medio de la vía. Paró el tren y cuando los soldados de la escolta se asomaron a las ventanillas pudieron ver, entre confusas luces del amanacer, aquella corpulenta figura del guerrillero que, a grandes voces, ordenaba: ¡lnfanteria... por la derecha!... ¡Que avance la caballería!.., ¡Al ataque, voluntarios del Rey...!

          La sorpresa paralizó a los liberales que creyeron habérselas con alguna fuerte partida carlista. Pero la comedia no podía durar mucho, y como no llegaban los refuerzos prometidos a Adriano Luna, éste de un salto se perdió entre la maleza, emprendiendo estratégica retirada hasta la sierra de Ujué.

          El "Zarpas" aseguraba que los dos ayudantes seminaristas no sabían montar a caballo y tenían que hacer el recorrido a pie, por lo que siempre llegaban con retraso.

          El lance fue durante mucho tiempo la "comidilla" de las familias carlistas que vivían en la zona liberal. Hace escasos años aún lo recordaba y daba fe de él un anciano y tieso olitense, don Andrés Muguiro, que viajaba en el tren detenido por su paisano.

          El dibujo que publicaba la revista francesa lo posee Javier Ochoa Martínez, biznieto del "Zarpas". En él aparece el voluntario carlista en primer término, pintorescamente ataviado con amplia manta y calzón corto, armado de una larga espingarda, en retadora actitud ante un tren enemigo y en medio de la vía un parapeto de maderos con la bandera carlista.

          El lugar de este hecho, cosas del destino, coincide exactamente (kilómetro 123,200) con el que en la última noche del año 1951 se produjo un choque de trenes en el que resultaron varias victimas.

          Estructura social. En Murillo el Cuende la distribución de la propiedad es bastante equitativa, si bien se aprecia el escaso contingente de la propiedad comunal, que resulta muy inferior al de los pueblos limítrofes que supieran defender con mayor acierto el acervo común. Es muy reciente la pérdida de la propiedad común de las corralizas. También hay que señalar la existencia de una propiedad privada de gran extensión en manos de una sola familia, acrecentada mediante la adquisición en el siglo pasado de la propiedad comunal. Hoy el común, prácticamente, no existe en Murillo el Cuende.

          Sus 66 casas están distribuidas en tres barrios: Santa Fe. San Isidro y Santa Cruz con 200 habitantes escasos, habiendo emigrado en los últimas años más de una tercera parte. Como dato curioso cabe anotar que desde tiempo inmemorial, siempre el número de varones dobla al de hembras. Hay quien atribuye este raro fenómeno al poder de las aguas de las Armallas con las que se abastece el pueblo.

          Los labradores de Murillo el Cuende, antes y ahora, han sentido orgullo de sus excelentes vinos, y aunque hoy el producto de sus viñas se entrega en la Cooperativa, todos elaboran una pequeña parte de sus uvas para el consumo diario, y para degustarlo, en franca camaradería en los días de fiesta.

Autor: Alejandro Díez

 
   
                   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                                                             
                       Anterior Páginas 01 02 03 04 05 06 07

Siguiente    

 

www.murillete.com

www.gureherriak.com