Historia de Murillo el Cuende         (Continuación)

          En la segunda mitad del siglo XV la situación de los vecinos de Murillo el Cuende era dramática. Sus casas habían sido quemadas, quedando el lugar desolado. Hace escasos años, al realizar unas obras para la puesta de las aguas, se encontraron buen número de monedas de plata y cobre y un florin de oro correspondientes a esta época, entre los cimientos de un caserío incendiado, junto a la casa parroquial. Las guerras de agramonteses y beaumonteses acarrearon la ruina a todo el caserío. Solamente al final del siglo (1495) fueron admitidos 15 vecinos que tuvieron que levantar las casas y las haciendas derruidas. Todavía se habitan media docena de casas correspondientes a esta repoblación.

          La iglesia del poblado actual está dedicada a Santa Fe. Sin estilo determinado, su edificación corresponde a la época de repoblación de la villa, aunque sufriera reformas posteriores (siglo XVIII). Merece tenerse en cuenta una original piedra bizantina colocada actualmente en el altar mayor, y una imagen del "Ecce Homo" de estilo renacentista de indudable buen gusto.

          La devoción a Santa Fe en Navarra es antiquísima. Santa Fe y San Caprasio compañeros mártires, eran de Agen (Francia) y recibían mucho culto en la Francia medieval. El "Liber Sancti Jacobi", al hablar de los cuerpos de los santos que han de ser visitados por los peregrinos a Compostela, cita juntamente a Santa Fe y a San Caprasio, martirizados en Agen por Diocleciano.

          Tengamos presente que la consagración del altar de Santa Fe, en la catedral compostelana, en 1105, la hizo el obispo de Pamplona, Pedro de Roda, antiguo monje de Conques, con aquiescencia de don Diego Gelmírez.

          En Navarra penetró con fuerza la devoción a Santa Fe. En Epároz, valle de Urraul, el antiguo monasterio cisterciense, hoy convertido en santuario, estaba dedicado a la mártir Santa Fe, donde se conserva una bella escultura francesa de la santa.

          También Caparroso la tiene como patrona, y en Olite, durante la Edad Media, el pueblo celebraba con gran solemnidad su fiesta por el voto que habían hecho sus vecinos.

          Escudo. El escudo de Murillo el Cuende es de plata y está integrado por un castillo de tres torres, sumada la central por tres ramas de olivo, símbolo de su antigua pertenencia al monasterio de este nombre. Correspondiente al siglo XV se guarda en un documento de Comptos un sello céreo, cuyo centro, que representa tres torres, está muy bien conservado.

          Marquesado. En 1692 fue creado el marquesado de Murillo el Cuende, adjudicado al ilustre caballero baztanés don Juan Bautista Iturralde. Había nacido en Arizcun y fue ministro de Hacienda en el reinado de Felipe V. Fue fundador del monasterio de monjas clarisas de Arizcun y del colegio de San Juan Bautista de Pamplona, en la plaza de Santo Domingo, para 12 seminaristas, nativos del valle de Baztán.

          Felipe V, en reconocimiento a los grandes servicios del señor Iturralde le concedió este titulo nobiliario de marqués de Murillo el Cuende.

 
   
                   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                   
                                                             
                       Anterior Páginas 01 02 03 04 05 06 07

Siguiente    

 

www.murillete.com

www.gureherriak.com